10 beneficios de la formación permanente

La formación permanente tiene como meta principal la mejora personal continua.

10 Beneficios de la Formación Permanente

10 beneficios de la formación permanente. Si no has oído hablar del término inglés Lifelong Learning, o lo que es lo mismo formación permanente a lo largo de la vida, estás con un pie fuera del mercado laboral. ¿Por qué? Conseguir un empleo no debe ser un motivo para dejar de formarnos o desarrollar nuevas habilidades. Las empresas tienen en cuenta para valorar tu continuidad dentro de las mismas, tu capacidad de superación y adaptación a los cambios del mercado.

Este tipo de formación comprende todas las actividades de aprendizaje en la trayectoria educativa de una persona con el objetivo de aumentar el conocimiento y mejorar las competencias personales, cívicas, sociales y de empleabilidad. Puede ser formación presencial o formación online; también puede ser formación autodirigida.

Su principal diferencia con la educación consiste en que este tipo de aprendizaje es completamente voluntario y electivo. La meta principal es la mejora personal continua y se impulsa a través de la motivación de mejorar habilidades específicas para el provecho propio.

¿Cuáles son los 10 beneficios de la formación permanente? ¡No pares de aprender!

  1. Podrás crecer a nivel laboral adquiriendo nuevas habilidades relacionadas con el trabajo que realizas. Incluso enseñar a los demás algo que ya conoces.
  2. Te da acceso a nuevas y mejores oportunidades.
  3. Aprender algo nuevo nos mantiene activos y aumenta nuestra autoestima.
  4. Estimula el pensamiento positivo.
  5. Adquirir nuevos conocimientos y habilidades te ayudará a ser más productivo y mejorar tus tareas diarias, de forma que se harán de manera más ágil y rápidas, ahorrando tiempo y energía.
  6. Hacer algo diferente te permite conocer gente diferente y mejorar tu vida social y laboral.
  7. Estamos en constante cambio. Si dejamos de aprender, hará que nos estanquemos y posiblemente retrocedamos a nivel profesional.
  8. La formación continua aumenta nuestra creatividad y la capacidad de resolver problemas.
  9. Saldrás de tu zona de confort si pruebas cosas nuevas.
  10. Aumenta tu curiosidad y te abre a nuevos puntos de vista.

Sin duda los beneficios de la formación permanente son evidentes. La formación debe ser un hábito en cualquier profesional que quiera seguir siendo altamente productivo, versátil y capaz de superar todas las circunstancias que puedan sobrevenir.